La mirada de las estatuas

Siempre me han conmovido las esculturas, sobre todo las que representan la figura humana y principalmente las clásicas grecolatinas. Me imponen respeto, admiración y algunas auténtica conmoción.

Podría pasar horas entre ellas mirándoles a los ojos, lo más inexpresivo porque por más que los interrogues no te comunican y eso duele cuando tanto las admiras.

Mi primer viaje al extranjero y en el que más disfruté fue a Italia. Sentí el síndrome dé Sthendal varias veces. Demasiado para mi vista.

Al año siguiente cuando anunciaron un curso de escultura en Aguilar de la Frontera a unos veinte km. de donde vivíamos me volví loca de alegría.

El profesor era gallego, Dávila, residente en Marbella, era un gran artista. Trabajaba sobretodo la madera y en todas las clases tenía la costumbre de hacer una relajación en grupo fuera del taller. Las últimas palabras en la sesión eran “me va a salir bien la escultura”.

Empecé amasando churros largos de arcilla roja para hacer una cabeza a mi hija de siete u ocho años. Cuando ya terminé las trenzas ( ahora pienso que tendría que haberle hecho otra con el pelo largo) empecé a centrarme en los ojos, en la mirada. Me daban ganas de decirle “mírame y habla” algo parecido a lo que le dijo Miguel Ángel a su Moisés.

El profe me aconsejó que a los ojos claros se le profundizara menos que si eran oscuros. Más superficial y menos… Pero no había más…

No se podía esculpir toda la vida y expresión y animación que yo quería transmitir.

Durante todo el curso pasé los mejores momentos de mi vida de aprendiz. Hice la cabeza de mi marido con barba y la mía sin encontrar el secreto de las miradas, no lo lograba.

Después del curso seguí sola en mi casa modelando cabezas. Me ponía a la tarea en cuánto llegaba a casa. Modelé a mis padres, hermanos, cuñados… y sus respectivas parejas y por supuesto la de mi hijo de cuatro añitos. Seguía con la obsesión de los ojos y su expresividad y al no encontrarlo procuraba girar algo el cuello y así con el movimiento conseguir algo más de vida y dinamismo y con eso me tuve que conformar. A la de mi hermano Pedro Antonio creo que le logré sacar más expresión. Parecía un filósofo griego guapo.

Recuerdo que le gustó y me regaló dos tomos del Romancero Castellano.

Después de hacerlas había que vaciarlas con cuidado, dejarlas secar y llevarlas al horno de los alfareros. Cuando las veía colocadas de medio lado o bocabajo en el horno amontonadas entre botijos , platos y macetas sentía una impresión rara de fragilidad y temor.

Cuando las recogía siempre había algún percance pero lo subsanaba cómo podía.

4 thoughts on “La mirada de las estatuas

  • Extraordinario! Siempre me fascinó este tema.

    Respuesta
    • Gracias por tu aportación, es un relato muy instructivo!

      Respuesta
  • Las esculturas me siguen fascinando. Siempre espero que me contesten si les hablo aunque sea con el pensamiento!
    Loca que soy 🤪

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *